Post

Cabalgatas: un análisis para la región de Aysén
Dec 4, 2017

Cabalgatas: un análisis para la región de Aysén


REAFIRMACIÓN DE TRADICIONES Y COSTUMBRE A LA HORA DE CABALGATAS COMO ESTRATEGÍA.

Cabalgar ha sido un medio de transporte desde los colonos hasta la actualidad. Con el paso del tiempo se ha replicado esta práctica dándole lugar a que no solo los gauchos puedan contemplar los paisajes desde el lomo de un matungo, sino que también todo aquel que quiera disfrutar de una experiencia a caballo. Rodilleras de cuero, botas, un sombrero o boina y un buen poncho de lana son la vestimenta de nuestros padres, abuelos y sus antecesores para montar en el campo. Ensillar y dejar todo listo para salir luego de unos buenos cimarrones son la esencia de la identidad del hombre de campo.

El colono se encontró en territorio inexplorado y tuvo que abrirse paso. Desarrollo una vestimenta acorde al hostil clima y lo denso del bosque. Curtió los cueros e hizo tamangos, abrigo para las piernas en el bosque de ramas y en el tiempo tejió ponchos de lana, forjando nuestro patrimonio e identidad gaucha. Por estas razones visitantes valorizan nuestra cultura y/o vestimenta que hemos ido dejando de lado o no hemos percatado. Del mismo modo, busca vivir de una manera legítima la experiencia apegándose lo más posible a lo “antiguo”, por ejemplo, en la vestimenta gaucha. No solo el guía puede tener el privelegio de vestir a lo gaucho, sino que el turista lo puede realizar igualmente.

INTRODUCCIÓN AL DÍA DE GUÍADO.

La experiencia comienza con la introducción del caballo o yegua. El confiar y concer a su nuevo amigo durante este proceso hará gatillar una amistad no solo por el día de cabalgada sino para siempre. Por ello es fundamental que el guía o gaucho sea capaz de enseñar más allá de la ruta sino además de crear esa conexión irremplazable con la naturaleza desde otra perspectiva, tanto para el jinete, el caballo y la experiencia.

Antes de dar comienzo al viaje, podría ser buena idea un tiempo para una práctica, una vez que el pasajero está montado, ajustados los estribos es fundamental algunas indicaciones sobre el largo y movimiento de las riendas para girar hacia un lado o el otro, la firmeza en las piernas y todas las indicaciones necesarias, dar unas vueltas de prueba y ver como se sienten los aperos y el caballo antes de dar comienzo a la aventura. No debemos olvidar que el visitante busca vivir una experiencia de campo, gaucha, por lo que alguna picardía o truco para montar a igual que una anécdota impulsara los ánimos para emprender la excursión.

VENTAJAS DE CABALGAR.

Existen muchas ventajas asociadas al andar a caballo, tanto en lo físico como en lo emocional; ejercicio, agudeza en los reflejos, coordinación, sentido del equilibrio, beneficios cardiacos, al igual que paciencia, empatía, disciplina, entendimiento, comprensión y autocontrol respectivamente. Todo esto es desarrollado creando lazos con el animal y entendiéndose mutuamente. En 2011 la Sociedad Británica de Caballos aseveró, “montar a caballo te hace sentir alegre, relajado, feliz o activo” (http://stablemanagement.com/articles/share-benefits-horseback-riding-28642).

Seguridad a la hora de cabalgar.

A medida que esta cultura se ha ido masificando, uno de los ítems importantes a tener en cuenta es la seguridad y desde una perspectiva turística, podemos referirnos a ella sin perder la esencia de la tradición. En una travesía (sin importar la duración de esta) necesitamos ser capaces de entablar una relación de amistad, nuestro caballo será nuestro compañero. Aquí algunas ideas para comenzar esta confianza:

  • El día de cabalgata se podría comenzar a través de un mapa para visualizar la ruta a realizar, sin perder la esencia y sorpresas que trae el camino.
  • Mediante una inducción se brindará las indicaciones necesarias al turista para que se sienta seguro al momento de cabalgar.
  • Cepillarlo nos acercara a conocer con quien compartiré los diferentes parajes de nuestra travesía y reforzara el vínculo con mi “compañero”, hacemos saber que podemos confiar el uno en el otro. Cepillar pacientemente a tu caballo para librarlo de la suciedad, el barro, y cualquier otro tipo de impurezas, asegurándonos que nada de la montura lo rose y así no se lastime.
  • Ensillar, enriendar y ajustar los estribos. Las piernas no deben ir incomodas, serán el principal apoyo y nuestra propia seguridad.
  • Es fundamental ser honestos respecto a nuestra experiencia previa así el guía podrá orientarnos mejor.
  • Ahora a montar. acercándonos por el lado izquierdo, ya que generalmente están amansados para ser subidos de este lado y pueden mostrar algún recelo del lado contrario.
  • Y finalmente, pero no menor, ¡buena onda y a disfrutar del viaje!

Una vez avanzando en el trayecto, solo algunos tips importantes:

  • Mantener la distancia será importante ante cualquier imprevisto; por precaución ante alguna patada o dificultad al andar. Una sugerencia podría ser poner una cinta de color en la cola de aquellos animales que tienden a patear para aumentar las precauciones.
  • Si nos encontramos con una subida apretar las piernas e inclinarnos hacia adelante ayudará a hacer el ascenso más fácil, al igual que para una bajada solo que inclinándonos hacia atrás.
  • Las riendas nunca muy largas ni tan cortas, para aumentar nuestra capacidad de reacción y apoyar la mejor movilidad del animal.
  • Si nos vemos en algún paso complicado soltar un poco las riendas para que nuestro compañero busque el mejor lugar.
  • Cuando vayamos por caminos y senderos, no ir al galope si se carece de visibilidad, para evitar encontrarse con alguien (peatón, vehículo, animal) de frente y sin tener tiempo de reaccionar.
  • Si estamos cabalgando de noche (especialmente en o cerca de zonas urbanas) la utilización de algún tipo de elemento reflectante podría ser de utilidad para ser vistos en la distancia.
  • Hidratarse, tanto caballo como jinete, preferir aguas abajo donde no se presente ningún riesgo.
  • Mostrarle al caballo quien es el que manda desde el primer momento se volverá clave durante el trayecto y así evitar que el animal haga lo que dicte su voluntad.

El viajero elige venir a la Patagonia porque, sabe de lo incomparable de sus paisajes, del vigor de sus ríos y ha escuchado de la amabilidad de su gente, busca conectarse con las raíces de esta tierra en la mayor cantidad de aspectos que le sea posible; gastronomía, tradiciones, costumbres, paisajes, flora, fauna. Por esta razón potenciar nuestra identidad a la hora de prestar un servicio será la clave, podemos estandarizar protocolos ligados al equipo, los aperos, algunos tipos de manejo en áreas de protección u otros procesos, pero no el estilo propio. Un mate que amenice el andar, la transmisión del conocimiento adquirido de nuestros viejos, unas historias de otros tiempos enriquecerán el trayecto. Para los que amamos observar el mundo desde el lomo de nuestro petizo no es solo subir y salir, al igual que no lo será para alguien que viajo desde otro lugar para experimentar esa sensación.

El trato ligado al respecto mutuo, guía -visitante-caballo, “tratar como me gustaría ser tratado” ayudara a generar la confianza necesaria para emprender una excursión; empatía, entendimiento, paciencia, gentileza, amabilidad son algunas de las habilidades que deben ser manejadas por quienes guíen, recordar que no todos sabrán montar de la misma manera o reaccionaran igual ante algún imprevisto en el camino.            

Minimizar el impacto en el medio ambiente es un requisito para la posteridad de esta práctica, por lo que mantenerse siempre en la huella para no abrir nuevos senderos innecesarios, disminuir el número de personas por grupo, llevar el equipo justo y si vamos a un área protegida intentar no herrar muy cerca del viaje, ya que la pisada será más “pesada” y generará un impacto mayor.

Al hacer una parada que requiera desmontar es recomendable atar los caballos lejos uno de los otro y fuera del sendero, así no obstaculizar el paso de otras personas ni cargar en demasía el suelo.

Cuando las excursiones son por más de un día, será necesario considerar un lugar para dormir, no solo de las personas sino también de los caballos, un buen lugar para pastar predominantemente donde pegue el sol para ayudar a la descomposición de la bosta y lejos más de sesenta metros de un curso de agua.

 

Si deben ser atados y confinados, use una corredera o palenque de soga hecho entre dos árboles grandes. Utilice cintas anchas, protectoras de árboles para rodear los árboles. Ate más de un caballo a la línea; esto tiende a minimizar el escarbamiento y pateado del piso. Manear los animales también reduce el pateado. Ubique la línea en un sitio durable y duro, preferentemente rocoso o con pedregullo y sin vegetación. Debería estar alejada de los sitios de acampe y del agua. Nunca ate a los caballos a los árboles durante mucho tiempo. Los palenques y corrales no son necesarios; causan más alteración que una corredera de soga. Recuerde, si los caballos son confinados o atados, especialmente si están lejos de casa y de sus compañeros habituales, pueden causar un daño considerable a los árboles, plantas y suelo, al pisotear y patear. Si es necesario tener a los caballos atados, debe considerarse lo siguiente: (a) Use un palenque de soga, a por lo menos 60 metros del agua, los senderos o los sitios de acampe. (b) Elija un sitio en el cual no puedan pisotear las raíces de los árboles y donde se minimice el daño a las plantas. Generalmente es mejor el terreno rocoso y duro. (c) Si un animal tiene inclinación a patear cuanto está atado, puede hacer mucho daño al suelo y las plantas. Este tipo de caballos debería ser maneado cuando se lo ata. (d) Si se mantienen algunos caballos atados, mientras a otros se los deja libres para pastar a la noche o durante el día, casi siempre es mejor mantener atados dos caballos en lugar de uno. Generalmente, dos van a estar más quietos que uno. Una corredera de soga es una buena idea. Los caballos pueden ser atados rápidamente, mantenidos en orden, y vigilados fácilmente. Se deben usar cintas anchas de nylon, protectoras de árboles. Se pone soga entre las cintas, se ata con un nudo de desatado rápido, y se pone tirante. La alteración causada por los caballos confinados es una fuente muy importante de impacto en y alrededor de los sitios de acampe de las áreas silvestres. Unos pocos grupos con caballos son suficientes para causar una alteración muy importante. Concentrar ese impacto en sitios durables es el medio más efectivo para limitar este problema. Los intentos de evitar totalmente el confinamiento requieren más entrenamiento de los caballos, y se aumenta el riesgo de que los mismos se escapen. Usar una corredera de soga en un lugar adecuado -en vez de atar los caballos a los árboles o de construir un palenque o corral- no es mucho más difícil ni lleva demasiado tiempo.

CLUSTER ALREDEDOR DE CABALGATAS

Considerar alojo en la casa de algún poblador para apoyar la economía local y fomentar el empoderamiento de las personas con el turismo podría ser una innovadora opción, no debemos olvidar que el visitante quiere vivir una experiencia lo más apegada a las costumbres y tradiciones.

Los principios NDR pueden aplicarse también en el caso de los desechos animales, dispersarlos en un terreno más amplio hará que se descompongan más rápidamente y además ayudara a la contaminación visual para próximos visitantes al lugar.

Diversificación del servicio como estrategia

Al brindar un servicio de cabalgatas existen diferentes matices que se pueden agregar a la aventura, y expandir nuestro horizonte en el rubro; dejaremos aquí algunas ideas.

Algunos turistas quieren moverse con mayor facilidad por los senderos y no cargar sus mochilas, considerar el servicio de pilcheros podría convertirse en una interesante propuesta. Disminuir el impacto en el suelo y dar un uso más sostenible a nuestro emprendimiento, ya que este deberá ir con un guía que a la vez será el encargado del animal, facilitando así posibles cruces de ríos y movilidad para fotografiar el entorno.

Desarrollar un mapa donde se pueda visualizar la ruta a seguir y sus puntos de interés y así hacerse una imagen mental de todo el proceso.

Considerar circuitos en vez de senderos donde se retorna por el mismo, son estrategias para realizar cabalgatas, es mucho más llamativo para el visitante algo que englobe un “todo”. En este circuito se consideran puntos panorámicos y espacios para bajar del caballo si es necesario estirar las piernas, no siempre el cuerpo es lo suficientemente dócil para cabalgar por varias horas y la sensación de dolor generara incomodidad, periodos no mayores a dos o tres horas entre paradas puede ser un buen tiempo. 

Para un circuito necesitamos un trayecto más extenso, por lo que la asociatividad con los vecinos puede ser parte de ello y así fomentar un turismo sostenible y sustentable, ampliando la oferta en los territorios. Establecer cuáles serán las líneas de acceso, los tramos y responsabilidades de cada una de las partes para así crear o fomentar un trayecto llamativo tanto paisajístico como cultural.

¿Por qué los niños deberían andar a caballo?

Cabalgar no solo significa llegar hasta un determinado lugar, ya sea lo alto de una montaña o inmersos en los bosques, también es una conexión entre ambos, es decir caballo y jinete. No solamente para adultos, sino que a su vez los niños sientes un fuerte vínculo con los caballos, pudiendo ser este un público a captar.

Mediante el desarrollo de un Programa de Cabalgatas para Niños se descentralizan los atractivos de interés, ya que este nuevo público no necesita una experiencia de muchas horas, por el contrario, busca un “amigo” con quien interactuar. Senderos de menor complejidad hacen posible zonificar un trayecto pequeño. Es decir, no se necesita un gran campo para realizar este tipo de actividad.

Lo necesario son caballos adecuados para trabajar con niños, por lo que será ineludible que sean muy dóciles, los llamaremos “los mansos”.

Generar distintos planes según las edades puede ser la forma de abarcar este “pequeño” segmento; estimular las sensaciones mediante los sentidos; la piel, el olor y el calor de los mansos, fomentar la responsabilidad en los infantes mostrándoles el cuidado que se debe tener con ellos.

Este programa se ve como una oportunidad para proyectarlo hacia actividades extra programáticas en liceos o escuelas, incluso en universidades como apoyo y aprendizaje para las habilidades blandas i.e. actitud, personalidad, habilidad comunicativa y de relacionamiento entre otras.

PERMISOS EN ÁREAS SILVESTRES PROTEGIDAS

 Hoy en día el paso no es tan libre como se acostumbraba hace unos años. Por lo tanto tome las precauciones adecuadas. El Sistema de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE), ha desarrollado un modelo de concesiones que permite que privados puedan acceder a operar servicios turísticos dentro de las Áreas administradas por el Estado. Recomendamos acércarnos a las autoridades encargadas de este modelo para poder tramitar adecuadamente estos convenios.

En la planificación del desarrollo de cabalgatas es necesario que se evalúan los itinerarios propuestos, los efectos ambientales de la actividad, la disponibilidad o necesidad de construcciones asociadas (corrales, cercos, palenques, etc.), y otros aspectos.

 Existe un umbral de deterioro que se alcanza cuando el poder de regeneración de la vegetación no puede compensar los efectos del pisoteo de los caballos. Una vez que se alcanza este umbral -el cual depende del clima, el tipo de suelo y de vegetación, y la intensidad de uso entre otros factores-, el sitio se deteriora rápidamente con el uso continuo. Evitar el uso reiterado de áreas que exhiben alteraciones ligeras - es decir, que aún no han llegado al mencionado umbral- permite que las mismas se recuperen. Si el impacto ha sido bajo y a partir de entonces las áreas no vuelven a ser utilizadas, el restablecimiento de la vegetación se producirá en forma natural. Esto pone de manifiesto la importancia de realizar monitoreos periódicos por parte de los guardaparques, a fin de verificar temporalmente los impactos en sendas, áreas de acampe, etc. Restringir el tránsito de caballos a determinadas sendas y corredores puede afectar en forma negativa la experiencia ecuestre, ya que muchos jinetes desean cabalgar a campo traviesa. Sin embargo, si se trata de visitantes responsables desde el punto de vista ambiental, esta protección de los recursos naturales aumentará su satisfacción, y contribuirá a convencerlos de adoptar prácticas de bajo impacto ambiental.

¿Cómo elegir con quién cabalgar?

Antes de elegir a tu proveedor, te recomendamos acercarte a sus campos para conocerlos de primera mano. Te damos cuatro criterios importantes para que elijas un buen operador de cabalgatas en Cerro Castillo o en otros sectores de la Patagonia. 

  • Formalización: Enfócate en los registros de proveedores de cabalgatas inscritos en el registro de Turismo Aventura de Sernatur (www.sernatur.cl). 
  • Condición y salud de los caballos. ¿Cómo puedes diferenciar? observa los caballos del proveedor. Los surcos entre sus costillas no deben ser muy notorios, los cascos de las patas delanteras necesitan tener herraduras y el pelaje tiene que ser brillante y homogéneo. Pregunta al proveedor cuántos viajes hacen los mismos caballos en un día. Si te dicen más de uno, evalúa un poco más cuidosamente.
  • Calidad de los guías: Un buen proveedor debe tener guías de cabalgatas adultos, con capacitación formal en primeros auxilios y un mínimo de cinco años de experiencia trabajando diariamente con caballos y con clientes que tengan diferentes niveles de experiencia.  Además, es importante que sean capaces de comunicarse claramente en el idioma de sus clientes.
  • Equipo adecuado: Es importante que tu proveedor tenga el equipo adecuado y que esté en buena condición, por ejemplo, monturas, riendas, botiquín, radios, cascos, polainas, mantas, entre otros.

Glosario

Tamango: zapato rústico confeccionado en cuero curtido y atado con tientos que se utilizaba antiguamente por los colonos.

Curtir: Acción de tratar el cuero con diferentes procesos o sustancia para hacerlo flexible y así facilitar su manipulación.

Tiento: Derivado del cuero, trozo de cuerda no mayor a 50 cm, similar a un cordón se puede utilizar para reparar

Pilchero: Son caballos usados por los arrieros como cargueros y como su nombre lo indica se usan para llevar las “pilchas”. Este término se refiere principalmente al transporte de las frazadas, lonas y elementos necesarios para armar un campamento y pasar la noche. Pero en el caso de los arrieros patagónicos el término pilchero alcanza dimensiones insospechadas, ya que  lleva sobre el lomo, no solo las pilchas, sino que también los víveres, los aperos de repuesto, las cadenas de los perros, las botas de goma por si llueve o nieva, en zonas secas también carga con bidones de agua y en los últimos tiempos lleva las carpas que brindan mayores comodidades y un techo provisorio.

Apero:  conjunto de elementos que forman el equipo del caballo y su jinete, desde la vestimenta, la montura, etc.

Galopar: Más rápido que un trote, ha referencia a correr a caballo.

Petizo: uno de las formas de decir caballo en el campo

Poncho: Prenda de abrigo que consiste en una manta cuadrada o rectangular, de lana o paño, con una abertura en el centro para pasar la cabeza, y que cubre desde los hombros hasta más abajo de la cintura.

Ensillar: proceso en el que se coloca la montura y todas sus partes en el lomo del caballo (enriendar también es parte de esta acción)

Cimarrones: Nombre que se les da a los primeros mates amargos de la mañana. También es una raza de caballos.

Enriendar: Ponerle las riendas al caballo.

Fuentes:

http://www.calidadturistica.cl/archivos/turismo-aventura/Cabalgatas-NCh3001-2006-047.pdf

file:///C:/Users/Naty/Downloads/MANUAL_DE_CABALGATAS_EGP.pdf